REHABILITACIÓN DEL RAQUIS DOLOROSO

A. DOLOR LUMBAR

Es uno de los síntomas más comunes en consulta. Es una de las principales causas de incapacidad, con los consecuentes costes, con una incidencia estimada del 50 y 70%.

El DL es la condición médica más cara y la primera causa de discapacidad en personas menores de 45 años en los países industrializados (Bravo et al 2001; R e v. Soc. Esp. del Dolor, Vol. 8, Supl. II)

El dolor lumbar (DL) es un problema de salud en los países occidentales industrializados, y una causa de gastos médicos, absentismo y discapacidad (Van Tulder 1995). Se localiza entre el borde inferior de la parrilla costal y el pliegue glúteo inferior. Puede irradiar o no al miembro inferior. Si esa irradiación sigue el trayecto del nervio ciático y supera distalmente la rodilla, se habla de ciática.

Al examinar a un paciente con dolor de espalda, el médico debe ser clínico, y además evaluar cuidadosamente no sólo factores biológicos, sino también factores psicológicos y sociales.

Constatar la adaptación del paciente a la enfermedad, y enseñar medidas de autocuidado de factores relevantes, con el objeto de evitar la incapacidad y la cronicidad.

Clasificación

  • Agudo: menos de 6 semanas
  • Subagudo: 6 semanas y 3 meses
  • Crónico: más de 3 meses.

En general los episodios fluctúan en el tiempo y son frecuentes las recurrencias.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento del DL son reducir los síntomas (el más importante el dolor, aunque no el único) y la discapacidad.

A. Tratamiento del dolor lumbar agudo (DLA):

Los objetivos del tratamiento del DLA son controlar los síntomas y prevenir la discapacidad crónica

Tratamiento rehabilitador

2.1    Información al paciente
2.2   Medicación analgésica
2.3    Fisioterapia
2.4    Actividad física controlada y progresiva
2.5    Normas de protección articular
2.6    Otras medidas analgésicas complementarias: es difícil mostrar que los tratamientos mejoran la historia natural.

B. Tratamiento del dolor lumbar subagudo (DLS):

Los objetivos del tratamiento del DLS son mejorar el dolor y prevenir la discapacidad crónica

Tratamiento rehabilitador

2.1    Terapias físicas.
2.2    Pauta de ejercicio físico progresivo.
2.3    Programa de actividad física gradual (caminar, nadar inicialmente; después ejercicios más específicos)

C. Tratamiento del dolor lumbar crónico (DLC):

Los objetivos del tratamiento del DLC son mejorar el dolor, prevenir la discapacidad permanente.

Tratamiento rehabilitador:

2.1    Información y educación sanitaria del paciente.
2.2    Tratamiento farmacológico: si precisase.
2.3    Fisioterapia analgésica mediante ultrasonidos, microonda, TENS, magnetoterapia.
2.4    Ejercicio físico: ensayos y metaanálisis apoyan la eficacia del ejercicio en el DLC y en la prevención de las recurrencias, por ello es importante la correcta enseñanza y supervisión de su realización en centros de rehabilitación especializados.
2.5    Ortesis lumbares: no se han demostrado eficaces en la prevención primaria del dolor.  Permite dar enfoque activo a un tratamiento: indicar que la utilice en periodos con dolor y durante actividades de riesgo (trabajo, tarea doméstica,…) con el objetivo que pueda continuar realizando sus tareas habituales.
2.6    Terapias manuales y masaje: alguna revisión reciente sugiere su utilidad sobre el alivio del dolor transitorio.

B. DOLOR CERVICAL

La gran movilidad de la columna cervical predispone a cambios degenerativos y dolor.

La presencia de cambios degenerativos aumentan con la edad, de manera que están presentes en el 10% personas de 25 años, el 25% personas de 40 años y en más del 95% de personas de 65 años (Gore, Spine 1987; Lipetz J, in De Lisa 2010)

Si bien es frecuente la presencia de cambios degenerativos cervicales (95% hombres y 70% mujeres de > 60 años) en personas con dolor cervical, no todas las personas con artrosis cervical presentan síntomas.

En función de cada situación clínica del paciente, el tratamiento rehabilitador consistirá en:

–    Reposo funcional. Tratamiento médico.
–    Collar cervical: mínimo tiempo (en casos determinados de reagudización clínica y bajo control médico).
–    Ejercicios. McKenzie. Corrección postural.
–    Ergonomía.
–    Prescripción de ejercicio.
–    Fisioterapia.

Se recomienda el tratamiento del dolor de raquis de forma multidisciplinaria, en el marco de unidades que incluyan médico rehabilitador, traumatólogo, neurocirujano, fisioterapeuta, psicólogo etc, para conseguir la mejoría del dolor, la máxima recuperación y calidad de vida de los pacientes.

Copyright All Rights Reserved © 2016 - Rehabilitación y Fisioterapia Barcelona